de carne y verso

-Pequeño rincón para la poesía. Esto no es "ciber-exhibicionismo", es un ejercicio de creación.-

Nombre:
Lugar: Ferraz, Madrid, Cocos (Keeling) Islands

domingo, febrero 07, 2010

NOSTALGIAS I

De todas las mujeres que encontré
en mi caída al abismo
fuiste sin duda la mejor.

Sabías a frescura,
como fresco era tu cuerpo,
sabías a nuevo,
a libro recién
abierto,
aún sin escribir.
Sabías a páginas en blanco.

Sabías un poco
(qué miedo)
a segunda oportunidad,
a redención.
Una maldición del destino
lanzada para salvarme.

Eras el orgasmo más lindo,
la más dulce pasión.
Eras el sí y el deseo.
Un objeto perdido desde siempre en
mi esencia
y encontrado entre mis sábanas
gastadas.
Eras París de noche
y viento de primavera a
través (a pesar) de la nieve.

La portadora de la llave.

Ahora,
a un océano de ti,
en esta fuga involuntaria que nunca
debió ser tal,
escapado de imprevisto de
tus dedos ansiosos
y tu sonrisa prohibida,
lejos de tu boca generosa
y tus expresiones inventadas,
en una cama en la que,
aquí sí,
se puede pensar,
parece como que mis manos
no se acostumbrasen a tu
ausencia
y te buscan en medio de
esta noche que grita.

Por entre los rutinarios disparos
y los ruidos indescifrables de mil criaturas,
buscan acariciar tus piernas,
moldearlas,
recorrer con detenimiento la escalada
tierna hasta el calor de tu sexo.

Aún tengo el sabor de tus pechos
grabado en la lengua,
la suavidad de tu piel,
tu nuca erizada,
tus besos de agua.

Aún busco encontrarte de madrugada,
recorrer, ebrios de cuerpos y deseo,
los pasadizos que llevan hasta el sol de tu puerta
despreocupados de la inevitable resaca.

Las eternidades duran demasiado
aquí en mitad de la selva.

2 Comments:

Anonymous Carolina said...

Me veo enamorada de tu ausencia,
abrazada al calor
que dejó tu cuerpo en mi cama.
Echándote de menos.
Besando el silencio
que rodea lo que tocaste.
Estremeciéndome con el tacto
de la brisa que se cuela
por la puerta abierta.
Llorándole al humo.
Fumándome tus recuerdos
y apurando hasta la última calada.
Soñando que sueño y que,
cuando despierte,
estarás a mi lado.

Siento invadir tu espacio con mis letras pero, cuando me emociono leyendo esto y me dejas sin una sola palabra en la boca, no se muy bien qué decir (aunque quiera decir tantas cosas).
Ya sabes que el tiempo pasa, aunque cada segundo duela, aunque las eternidades se expandan con el calor del caribe. Pasa de manera irregular, alternando rápido y despacio de la manera más inoportuna y siempre en contra de nuestros deseos, pero, aunque a veces parezca inmóvil, el reloj siempre se está moviendo.

7/2/10 22:35  
Anonymous Anónimo said...

Tu texto me agrada mucho, realmente algo que te tiene al filo de la cama.
Me causa la impresión que tenias muy fresco su recuerdo.

24/4/14 16:13  

Publicar un comentario

<< Home