de carne y verso

-Pequeño rincón para la poesía. Esto no es "ciber-exhibicionismo", es un ejercicio de creación.-

Nombre:
Lugar: Ferraz, Madrid, Cocos (Keeling) Islands

martes, septiembre 15, 2009

ELEGÍA AL TEMPLO DEL AMOR Y LA BOHEMIA (V.1)


Las primeras luces del alba
inciden sobre los libros.
Paredes que se colorean de
naranja y neblina.
Un tímido rayo de sol, vagido
del nuevo día,
dibuja una estela de polvo y humo
que atraviesa la estancia.

Es mi casa.

En silencio y asustado, el pájaro
revolotea chocándose contra
los límites de su libertad.

Sigue sin entender mis horarios.
A mí él sigue sin gustarme.

Manchas de tiza acompañan al
torpe lanzamiento de un
abrigo
sobre la mesa.
Por el camino caen, presas de la
desidia,
a través de la pared,
frases célebres, dibujos añejos,
fórmulas inexactas,
marcas de cuerpos.

La tortuga, en el mismo sitio de
siempre,
con el mismo olor de siempre,
y el mismo tedio de siempre,
no se digna a levantar su cabeza
de su ajustado cubículo (esa cabeza atroz)
para ver
una nueva peregrinación del que
la alimenta
en dirección a la Ventana.
Madrid llega más allá de sus horizontes
y mis sueños,
salta por encima de los teatros y tejados
hasta llegar al mar de Castilla.

El Sur. Siempre miro al Sur.

La mañana me sorprende desnudo en el cristal
y,
mientras el aire acaricia mi cuerpo,
cuatro borrachos terminan de
asesinar a voces el cadáver
de la noche
en la calle.

En el espejo, los ojos enronjecidos
de Gil de Biedma
recuerdan que estoy a oscuras
en un baño sin luces
y fuera.
Me maldigo. Sonrío. Salgo.
En esta cotidiana travesía sin rumbo fijo
me acompañan
Frank Sinatra, los bohemes de Murger,
le chat noire y un mundo algo más
justo
(no todo lo que quisiera).

Me decido a no dormir (esta vez)
en el sofá,
campo de batallas y ausencia.
Me esperan, entre ropa sucia y un
evangelio,
sábanas que aún conservan más
recuerdos que ácaros (y ya es decir).
Recuesto mi olor a tabaco y ginebra
sobre un oasis de
redención cotidiana.
Mañana (hoy)
seré otro una vez más.
La casa, testigo de mis luchas y
derrotas,
amparo de soledades y
esperanzas,
cobijo de versos y sueños,
cómplice de copas y
pecados,
seguirá en su sitio,
como siempre.

Fuera del lugar y del tiempo.
Como siempre.

Irreal.

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

cada día me gustas más!

15/9/09 20:00  
Anonymous Anónimo said...

¿Siempre que te acuestas piensas en ese rollo? ¿O sólo cuando vas muy borracho?

Lo que para la mayoría es una llegada a casa tras noche de juerga para tí es vida hecha poesía (incluso posiblemente improvisada)... para nosotros, arte regalado.

Gracias.

... y, ¿qué es eso de Club Canalla II? ¿Qué me tienes que contar?

17/9/09 0:42  
Blogger María said...

He entrado en tu blog porque estaba creando uno, puse el nombre que quería para él y me dijo el aparato que ya estaba ocupado. Me resultó curioso (ingenua egocéntrica) y entré a ver quién habí tenido la misma idea...
Un interesante hallazgo.
Un saludo.

17/9/09 20:00  
Anonymous Anónimo said...

qué pasada Míguel...
un beso

19/9/09 12:24  

Publicar un comentario

<< Home